ACREDITACIÓN DEL VIKTOR FRANKL INSTITUTE

ACREDITACIÓN DEL VIKTOR FRANKL INSTITUTE

martes, 2 de agosto de 2016

IMPORTANCIA DE ESTAR INFORMADO SOBRE EL VIII CONGRESO LATINOAMERICANO DE PSICOTERAPIA EXISTENCIAL

Estimadas y estimados lectores:
   Hoy deseo subrayar la importancia de estar informado sobre las actividades a desarrollarse en el VIII Congreso Latinoamericano de Psicoterapia Existencial a llevarse a cabo en Lima (Perú) entre el 15 y el 17 de septiembre de 2016.
   Los importantes trabajos y los conferencistas que se se presentarán en dicho Congreso aportarán mucha información y con ocimiento para todos, profesionales y estudiantes.
   La actualización continua es una exigencia que todos debemos incorporar a nuestro accionar profesional.
    Comencemos por el Logo del Congreso 


   Los participantes ostentaremos, con orgullo, el distintivo de expositor correspondiente.

   Los participantes:
Participants and works be read in the VIII LATIN AMERICAN CONGRESS OF EXISTENTIAL PSYCHOTHERAPY - Lima - Peru 15 al 17 de septiembre de 2016.

Foto de Manuel Arboccó de los Heros.
los participantes a la fecha son:
Abadjieff, Esperanza (Argentina)
El yo inauténtico hoy
Arbocco, Manuel (Perú)
Posmodernidad vínculos y vacíos
Castellanos, José (México)
Todo empezó con “La Verdad”
Cossovich, Laura (Argentina)
Extremando existencias. TALLER
Da Silva, Manuel
De la fenomenología hegeliana a la fenomenología existencial.
De Castro, Alberto (Colombia)
Comprendiendo la experiencia de ansiedad en el desarrollo de dilemas existenciales y el sufrimiento.
De la Ossa, J. Eljadue Rizcala, A. De Castro, A. (Colombia)
Sintomatología de la experiencia de ansiedad ante los supuestos básicos de la existencia en una muestra de estudiantes universitarios con bajo rendimiento académico.
De Sá Oliveira, Thaís (Perú, Brasil)
El existir esquizofrénico en la perspectiva daseinanalitica.
Duero, Dante (Argentina)
Análisis fenomenológico-narrativo de relatos autobiográficos de personas con diagnóstico patología mental: estrategias, estilos narrativos y modos de existencia.
Farías, Bernardo (Brasil)
Entre la libertad, la moralidad en la ontología fenomenológica de Sartre: ¿Bosquejos para una Psicología Normativa?
Flórez Donado, Jennifer (Colombia)
La relación terapéutica, análisis cualitativo de un caso de personalidad esquizoide.
Glikin, Teresa (Argentina)
La autenticidad como modo de ser en el encuentro terapéutico.
Gómez Salas, Ramiro (Perú)
El Ser vulnerable, lenguajes de la interioridad.
Guberman, Marta (Argentina)
Autenticidad y cuidado en la Postmodernidad.
Jiménez, Max (México)
La terapia existencial y la pos modernidad
López Calvo de Feijoo, Ana María (Brasil)
La hybris en el mundo moderno y la clínica psicológica como posibilidad de conquistar la medida.
López Feijoo, Elaine (Brasil)
Derivación a psicoterapia de jóvenes con ideación suicida.
Martínez Robles, Yaqui (México)
4 formas de aproximarse a la Terapia Existencial y la Experiencia.
Martínez- Romero Gandos, José (España)
Psicoterapia Existencial: el mito de Perseo y la introducción de títeres en un caso de alucinaciones auditivas.
Martínez-Romero Gandos, José (España)
Introducción de títeres y máscaras en la psicoterapia existencial. TALLER
Pacheco Cabello, Eurídice (México)
El arte de la máscara
Protasio Moreira, Myriam (Brasil)
El terror de Juan: relato de una experiencia clínica.
Rivas Negri, Susana (Perú)
La problemática educativa peruana bajo la luz de la fenomenología.
Romero, Emilio (Brasil)
Posibilidades y problemas en la comprensión de los sueños en el campo de la psicoterapia.
Salomón Paredes, Alejandro (Perú)
La Logoterapia como una psicoterapia fenomenológica.
Santaolalla, Gilberto (México)
El concepto de unicidad en Nietzsche: un modo de estar auténtico frente a nuestro malestar contemporáneo.
Scarlati, Lucía (Brasil)
Hojeando lo incontrolable de la experiencia: articulaciones de una clínica fenomenológica hermenéutica.
Signorelli, Susana (Argentina)
¿Es posible la existencia auténtica?
Trzan, Alexandre (Brasil)
Un estudio fenomenológico hermenéutico de los Derechos Humanos.
Zárate Arias, Deifilia (México)
El dolor como conexión humana


Foto de Manuel Arboccó de los Heros.

Esperamos vuestra participación, vuestro interés y vuestra solicitud de información.
Un saludo cordial de ALPE, Asociación Latinoamericana de Psicoterapia Existencial.

lunes, 18 de julio de 2016

ATENCIÓN INVESTIGADORES, DOCENTES Y ALUMNOS de la 3ª. Escuela Vienesa de Psicoterapia: Logoterapia

   

   En la página Logotherapy - The Third Viennese School of Psychotherapy de FB (https://www.facebook.com/groups/119997081421884/?fref=ts ) se ha desarrollado un interesante diálogo al que debemos prestar mucha atención: Jutta Clarke ha preguntado, a instancias de un Doctorando, si alguien podría decirle donde cita en su obra Viktor E. Frankl: (luego traducción) “Between stimulus and response, there is a space. In that space is our power to choose our response. In our response lies our growth and our freedom.” ( "Entre el estímulo y la respuesta, hay un espacio. En ese espacio podemos elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta yace nuestro crecimiento y nuestra libertad ").
   Me interesó muchísimo la pregunta porque es mi constante prédica a los Doctorandos que deben citar correctamente a los autores para su verificación, si fuera menester. Busqué minuciosamente en “Man’s search for meaning” y en su versión en español “El hombre en busca de sentido” donde parecía establecerse esa cita. Parece una elaboración de conceptos del sub-capítulo del libro titulado “Crítica del pan-determinismo” (pág 125 en la versión en español, pág.206 en la versión inglesa.
  Busqué en Internet y encontré decenas de citas de ese párrafo sin la correspondiente referencia bibliográfica. Lo hice saber en la página web citada. Simultáneamente Franz Vesely responde con un link a la página del Viktor Frankl Institute en la que se afirma que muchas personas han preguntado por esa cita que se le atribuye a Frankl.
   Responde el Instituto: El verdadero origen de la cita es algo complicado. Para decirlo brevemente, el autor original Stephen R. Covey dice que encontró la cita en un libro de la biblioteca y pensó que era apropiado para describir opiniones de Frankl, pero no anota autor y el título del libro.
   El diálogo que se reproduce luego entre Charles McLafferty, Ann-Marie Neale, Franz Vesely y yo mismo permite comprender que se cita ese párrafo con asiduidad sin referencias, que la cita no “suena” como la “voz” de Frankl para los expertos, que la han citado Leontiev y otros en Congresos de Logoterapia, que Frankl solamente en tres oportunidades usa la palabra “estímulo” (En Psicoanálisis y Existencialismo) y que sonaba raro aunque fuera coherente su contenido. Tal como se cita le suena a Ann-Marie como algo del conductismo tradicional e incluso como algo de Pavlov.
   María Marshall agrega que “doy la bienvenida a estas aclaraciones que fuera discutida por nosotros y Alejandro Batthyany” con anterioridad.
   El título de esta nota debiera haber sido “Atención a todos aquellos que citan a Frankl. Verifiquen la cita en sus libros y anótenla convenientemente. No es posible ir pregonando saberes que no corresponden al autor, lamentablemente ahora desaparecido. Es mucho mejor seguir la indicación del propio Frankl y “degurificar” la Logoterapia, es decir, avanzar cada uno en su pensamiento y acción psicoterapéutica conservando los postulados iniciales pero innovando personalmente tal como lo hiciera el preclaro autor hoy considerado.  Frankl no puede bendecir (ni lo hizo nunca personalmente) personalismos que actúen en su nombre.

   Es mejor ser cabeza de ratón que cola de león.
Dr. José Martínez-Romero Gandos
julio 2016

jueves, 30 de junio de 2016

Logoterapia en la Atención a Víctimas de Violencia Doméstica

Dr. José Martinez-Romero Gandos
RESUMEN
Consideramos los aspectos teóricos y prácticos de la aplicación de la Logoterapia a un grupo de mujeres víctimas de violencia doméstica. Ante la necesidad de reducir la violencia en el ámbito familiar  integramos un dispositivo general de intervención en redes. El mensaje logoterapéutico y la actuación profesional se dirige a mujeres que han presentado denuncia policial y/o conseguido orden judicial de alejamiento del agresor en un proceso absolutamente gratuito y voluntario. Actuamos, con urgencia, para ayudar a estas mujeres a encontrar sentido a la vida, pese a la situación de crisis y peligro. Conocer a través de la Logoterapia la posibilidad de supervivencia, lograr la modificación de pautas de vida para alejar el peligro, reanudar su vida cotidiana ante una violencia no predecible y recuperar la Esperanza es la actuación principal del logoterapeuta.



DISCUSIÓN
               No es mi propósito describir, definir y caracterizar especialmente, en este ámbito, el problema de la violencia doméstica. Apenas recordar que los abundantes datos epidemiológicos y estadísticos de la prevalencia del problema nos invita a reflexionar sobre los aportes de la Logoterapia y sobre las posibilidades de asistir al mayor número de mujeres que hayan padecido malos tratos y abusos. Esos datos nos dicen que una de cada tres mujeres los han padecido en el mundo entero.
               En los albores del siglo XXI uno de los problemas más urgentes a resolver es el de la violencia. Su aparición en el ámbito doméstico no se limita al maltrato de la mujer sino que se extiende a otros miembros de la familia, especialmente niños y ancianos.
               En el ámbito doméstico las estadísticas atribuyen un 75% de responsabilidad en el cometido de actos de violencia a los hombres (hombre que maltrata a su mujer), un 23% a episodios de violencia cruzada (ambos se maltratan) y un 2% a la población masculina que es víctima de la violencia de su mujer.
               Por extendido, conocido a través de los medios de comunicación y su seguimiento en cursos y congresos de la especialidad el problema afecta, especialmente, a mujeres de todas las edades, niveles sociales y países. Es la sociedad toda la que “padece” este tipo de problema.
               Por conocido no es superfluo mencionar aquí, muy sucintamente, el ciclo descripto  extensamente por la Dra. Leonore Walker[1] sobre la expresión de la violencia. El ciclo descripto consiste en una primera fase de acumulación de tensión, período durante el cual el hombre observa determinadas actitudes o conductas de su pareja que le originan sentimientos que no expresa y que se acumulan en su interior. Luego se sucede una segunda fase de descarga a través de la violencia física, psicológica o sexual. La tercera fase es denominada de luna de miel o de arrepentimiento. En esa etapa el hombre se da cuenta que le ha producido daño a su pareja y le promete que nunca más sucederá. Pide disculpas y cree que va a cambiar. La mujer también cree en su arrepentimiento y generalmente considera que es un episodio aislado y ambos integrantes se autoconvencen que el episodio se produjo por exceso de trabajo, por problemas familiares, interferencia de terceros, etc.
               Sin embargo, a lo largo del tiempo que dure la relación de pareja, estos episodios se repetirán en períodos cada vez más cortos y generalmente en aumento progresivo de intensidad. Es positivo cuando la mujer se da cuenta que el hombre no cambiará su conducta al menos que consulte con algún terapeuta. Generalmente el hombre no lo hace y entonces ella le dice que si no cambia se tendrá que separar o bien se irá ella de la casa con sus hijos. En este punto el problema parece recién empezar y los peligros son numerosos.
               Sobre la tipología masculina es de referencia obligada la obra del Dr. Donald Dutton (1997)[2] en la que describe la violencia en el hombre.
               Son también referencia otros modelos operativos en Europa y América: el del aprendizaje social, el de los recursos aplicados a su disminución, el del intercambio, el feminista, el del análisis de costes y beneficios, el modelo interactivo de la violencia doméstica (Smith y Rosen, 1992) o el de los mecanismos psicológicos de la violencia en el hogar (Echeburúa y Fernandez-Montalvo, 1998). Estos dos últimos modelos tienen en cuenta ciertos factores del agresor para predecir la violencia y destacan que ésta sería una forma de encarar situaciones de stress a falta de otras habilidades adaptativas (F.J. Labrador y otros, 2004).
               Deseamos hoy subrayar las posibilidades de encarar su prevención y tratamiento desde la óptica de la Logoterapia.
               Se ha atribuido el problema, generalizando demasiado, a que la violencia en el ámbito doméstico surge cuando se instala el conflicto entre necesidad y libertad. En el juego dialéctico entre estos dos elementos, el equilibrio de sentimientos positivos contribuye al bienestar general. Lo contrario supone la infiltración en el proyecto vital de algunos, varios o todos los miembros de la familia que supone una limitación de la libertad, un progresivo y constante deterioro o hundimiento del proyecto vital y la supresión parcial o total de los círculos funcionales superiores de la vida humana.
               La salud está íntimamente ligada al uso de la libertad, característica del hombre sano espiritualmente. Condicionada ésta por la violencia en el ámbito doméstico ocupa el primer plano la inautenticidad en la existencia de los miembros. El agresor se asegura el poder “ilegítimo” mediante el logro de una vida inauténtica en el resto de los integrantes.
               Si en la intimidad del hogar nos sentimos libres podemos asegurar nuestra elección de estilo de vida y responsabilizarnos por el modo de encuentro en el amor. Una lectura cuidadosa de la obra de Viktor E. Frankl nos permite seguir al autor en su concepción existencial de la unidad bio-psico-social-espiritual. En esa unidad el ejercicio de la voluntad de sentido, la conciencia de responsabilidad, el uso de la libertad y la verdad de una existencia guiada por el espíritu nos permite diferenciar salud de enfermedad y describir el nivel de conflicto expresado en la violencia.
               ¿Qué nos parece útil para trabajar en este campo, desde una perspectiva analítico-existencial y logoterapéutica? Fundamentalmente un respeto y valoración, en su máximo nivel, de la Persona. A ello debe agregarse la aplicación de la máxima confidencialidad que permiten las leyes. No debe faltar la donación o entrega habitual del Logoterapeuta a través de su propio estilo de vida, sus valores, recursos y conocimientos de los derechos de las víctimas con una absoluta priorización del interés de las consultantes.
               Parece ociosa esta descripción de nuestra tarea posible. Pero cualquier especialista sabe acerca de los inconvenientes y rechazos que encuentran las víctimas en el ámbito judicial, policial, asistencial y comunitario.
               Se deduce de ello que el agresor controla o agrede porque cree tener derecho a ello. Lo hace en el ámbito doméstico o apela a toda su energía, recursos y contactos para hacer valer “sus derechos”, pasando las víctimas a ser consideradas “victimarios”, en muchos casos.
               Esto es posible porque la “víctima” se hace cargo del sistema de creencias del “victimario”. A través de ese control instaurado, de esa creencia asumida y de la dosificación adecuada de fuerza, seducción y dialéctica verbal, el victimario destruye la Esperanza de la víctima.
               Suelo repetir la genial frase de Gabriel Marcel cuando dice: “La Esperanza es el arma de los indefensos. Y por ello tiene eficacia, por ser todo lo contrario a un arma”. El victimario usa el arma de la violencia. La víctima, si puede, apela a la Esperanza.
               Este llamado, esta apelación, que como Logoterapeutas hacemos a la víctima nos coloca en interlocutores de privilegio en un tema de la mayor importancia para su vida futura. Al respetar su proyecto de vida, al ayudarla a aceptar las modificaciones que la situación le impone le estamos ofreciendo la posibilidad de elegir una nueva forma de vivir y evitar la agresión o la muerte. En España hubo, en el año 2004, infinidad de denuncias y episodios de agresión y casi un centenar de ellos culminaron con la muerte de la víctima, muchas veces con órdenes activas de alejamiento judicial del victimario.

               La violencia no se puede predecir. Es imprescindible estar atentos. Solamente podemos contar con la descripción clínica de numerosos casos en los que se repite el arriba mencionado ciclo de la violencia. Siguiendo este esquema lo único predecible es la repetición de los episodios de violencia. El significado de cada uno de estos episodios se suma e incorpora al “sin sentido” de la existencia de la víctima, constituyendo un verdadero “infierno”.
               El papel del Logoterapeuta será ayudar a desplegar “el ángel” que terminará o impedirá la continüidad del círculo de violencia: agresión; culpa; pedido de perdón; sexo; placer; nueva agresión.
               Para ejercer convenientemente este papel es necesario contar o pertenecer a una “red de intervenciones” construida con el accionar de psicólogos, médicos, abogados, asistentes sociales y con la comunidad. La violencia se reduce mediante la aplicación de programas sociales y se comprende a través de investigaciones, trabajos publicados y comunicaciones entre colegas.
               Estamos incluídos en un Programa de especiales características que se desenvuelve en la Comunidad Autónoma de Galicia, en España. La red de recursos disponibles se integra con la asistencia sanitaria general, el asesoramiento jurídico y la asistencia psicológica a las víctimas y a los victimarios, si éstos aceptan incluirse en los programas.
               Por la libertad que permite el Programa en cuanto a la fundamentación teórica de los profesionales integrantes, nos incluímos  en él considerando los aspectos teóricos y prácticos de la aplicación de la Logoterapia a un grupo de mujeres víctimas de violencia doméstica. El marco específico es un Programa del Servicio Gallego de Igualdad dependiente de la Xunta de Galicia y la coordinación del Colegio Oficial de Psicólogos de Galicia (España). Ante la necesidad de reducir la violencia en el ámbito familiar en la comunidad gallega integramos un dispositivo general de intervención en redes. El mensaje logoterapéutico y la actuación profesional se dirige a mujeres que han presentado denuncia policial y/o conseguido orden judicial de alejamiento del agresor en un proceso absolutamente gratuito y voluntario. Actuamos, con urgencia, para ayudar a estas mujeres a encontrar sentido a la vida, pese a la situación de crisis y peligro.
               El servicio es gratuito para las usuarias del Programa y comienza nuestra actuación luego de la verificación de la situación de emergencia y la existencia de denuncia policial, procedimiento éste último imprescindible para la atención. En el año 2004 el Programa ha asistido a más de cien mujeres distribuidas en las cuatro provincias gallegas, con mayor preminencia de las de A Coruña y Pontevedra, por razones demográficas.
               El número de sesiones iniciales de asistencia psicológica es de diez con la posibilidad abierta de evaluación del proceso y otorgamiento de adicionales. Todos los psicólogos integrantes manejan información básica común sobre la red y sus procedimientos. Son obligatorias jornadas de formación e intercambio de información sobre el proceso. En estas jornadas intervienen otros integrantes de la red como p.ej. los integrantes del CEMUME (Centro para la mujer y los menores) de la Guardia Civil, de los C.I.M. (Centro Integral de la Mujer) dependientes de diferentes Ayuntamientos, la Policía Autonómica, que como la Guardia Civil, tramitan las denuncias, efectúan los controles para hacer efectivas las órdenes de alejamiento emitidas por los Jueces y también facilitan el traslado a las Casas de Acogida (de ubicación desconocida, excepto para personal habilitado) y los diferentes Colegios Profesionales de Psicólogos, de Asistentes Sociales y de Abogados, éste último con turno específico para atención y asesoramiento.
               En este campo de actuación es muy importante la definición del encuentro Logoterapeuta-usuaria del Programa. El logro rápido de una relación empática positiva es imprescindible. Se trabaja con situaciones límite que no permiten pérdida de tiempo. Es necesario instruir para que se facilite la evitación de situaciones de violencia que nunca se resuelven en el corto plazo. Es muy importante la revalorización del sentido de vida de las víctimas, el restablecimiento de valores fundamentales y la auto-consideración como Persona.
               Pero se trata de lograr cambios que activen mecanismos y conductas de control que no actúen solamente sobre la violencia. En este campo es necesario recordar, especialmente, que cada paciente es “unica e irrepetible”. Nosotros afirmamos, desde la Analítica Existencial y la práctica de la Logoterapia, que esta situación existencial del paciente es “única e irrepetible” y  coincidimos con la generalidad de nuestros colegas en que es respuesta inmediata al desarrollo de numerosos dinamismos psíquicos que han establecido una personalidad a lo largo del tiempo y que se presenta en la realidad del “aquí y ahora” como una realidad diferente
               Por lo que conocer lo que está pasando exige economía de medios y gasto de recursos psicoterapéuticos. Conocer acerca de la realidad violenta, ayudar a reconocer sentimientos bloqueados, analizar el contenido de los mensajes de la violencia, elevar la autoestima y programar, conjuntamente, un “Plan de Supervivencia” que no es para sobrevivir sino para “super-vivir”, vivir por encima de los sufrimientos y problemas, renovando el sentido de vida “a pesar de todo”. Decía Viktor E. Frankl: “Me atrevo a decir que no hay nada en el mundo que ayude más efectivamente a una persona a sobrevivir, aún en las peores condiciones, que conocer el sentido de su vida”.
Aún en estas circunstancias de sufrimiento, peligro, amenazas y violencia estamos agradecidos al poder colaborar para asistir a estas mujeres en la “cura” que reconoce su mejor test cuando pueden ellas mismas ayudar a otras a superar las inhibiciones que le impiden salir del círculo de la agresión.
               La actividad profesional implicará procedimientos urgentes para prevenir futuras crisis o agresiones, actitudes de espera por la dificultad de la víctima en reconocer sus posibilidades, continencia de la angustia, desarrollo de caminos de libertad sin imposiciones, creando el lugar apropiado para la confianza y desarrollando una creatividad técnica basada en la necesidad de conseguir cambios de conducta urgentes, perfectamente establecidos por autoridades y científicos, la necesidad de una camaradería itinerante que permita la superación del sufrimiento, la recuperación del sentido, la instalación de la Esperanza y la aplicación de la solidaridad, que forman parte de lo que en algunas Conferencias denominamos “el almacén logoterapéutico”.
               Estar, sinceramente, a disposición del otro. Amarlo como ser humano que sufre. Evitar que dé pasos peligrosos. Permitirle elegir su camino sin condicionamientos. Ayudarle a superar la paradoja entre la inmanencia y la trascendencia. Este es el juego de roles que permite el ejercicio de la Logoterapia.
                                                           Dr. José Martinez-Romero Gandos


Bibliografía:
  1. Dutton, D y Golant, S. "El golpeador, un perfil psicológico", Ed. Paidós, Bs. As., 1997.
  2. Echeburúa, E.; Corral, P.; Sarasua, B., y Zubizarreta, I. “Manual de violencia familiar, Edic. Siglo XX de España Editores S.A., Madrid, 1998
  3. Frankl, V. E.   “La voluntad de sentido”, Barcelona, Ed. Herder, 1988.
  4. Frankl, V. E.  “El hombre doliente”, Barcelona, Ed. Herder, 1987.
  5. Frankl, V. E.  “El hombre en busca de sentido”, Barcelona, Ed. Herder, 7ª. Ed., 1986.
  6. Instituto de la Mujer. “II Plan integral contra la Violencia Doméstica. Disponible en: http://www.mtas.es/mujer/planviol2.htm
  7. Payarola, Mario “La violencia masculina en la pareja”. Disponible en http://www.infosentido.com.ar
  8. Walker, Leonore “The battered woman”, Harper and Row, New Yorl. 1979



[1] Walker, Leonore “The battered woman”, Harper and Row, New Yorl. 1979 y también en “The battered woman syndrome”, Springer, New York, 1984.
[2] Dutton, D y Golant, S. "El golpeador, un perfil psicológico", Ed. Paidós, Bs. As., 1997.


domingo, 5 de junio de 2016

PARTICIPANTES Y TRABAJOS A PRESENTARSE EN EL VIII CONGRESO LATINOAMERICANO DE PSICOTERAPIA EXISTENCIAL - Lima - Perú

PARTICIPANTES Y TRABAJOS A PRESENTARSE EN EL VIII CONGRESO LATINOAMERICANO DE PSICOTERAPIA EXISTENCIAL - Lima - Perú
Participants and works be read in the VIII LATIN AMERICAN CONGRESS OF EXISTENTIAL PSYCHOTHERAPY - Lima - Peru
15 al 17 de septiembre de 2016.
Estimados amigos, del 15 al 17 de Setiembre tendremos en Lima, el VIII CONGRESO LATINOAMERICANO DE PSICOTERAPIA EXISTENCIAL.
Los participantes a la fecha son:
Abadjieff, Esperanza (Argentina)
El yo inauténtico hoy
Arbocco, Manuel (Perú)
Posmodernidad vínculos y vacíos
Castellanos, José (México)
Todo empezó con “La Verdad”
Cossovich, Laura (Argentina)
Extremando existencias. TALLER
Da Silva, Manuel
De la fenomenología hegeliana a la fenomenología existencial.
De Castro, Alberto (Colombia)
Comprendiendo la experiencia de ansiedad en el desarrollo de dilemas existenciales y el sufrimiento.
De la Ossa, J. Eljadue Rizcala, A. De Castro, A. (Colombia)
Sintomatología de la experiencia de ansiedad ante los supuestos básicos de la existencia en una muestra de estudiantes universitarios con bajo rendimiento académico.
De Sá Oliveira, Thaís (Perú, Brasil)
El existir esquizofrénico en la perspectiva daseinanalitica.
Duero, Dante (Argentina)
Análisis fenomenológico-narrativo de relatos autobiográficos de personas con diagnóstico patología mental: estrategias, estilos narrativos y modos de existencia.
Farías, Bernardo (Brasil)
Entre la libertad, la moralidad en la ontología fenomenológica de Sartre: ¿Bosquejos para una Psicología Normativa?
Flórez Donado, Jennifer (Colombia)
La relación terapéutica, análisis cualitativo de un caso de personalidad esquizoide.
Glikin, Teresa (Argentina)
La autenticidad como modo de ser en el encuentro terapéutico.
Gómez Salas, Ramiro (Perú)
El Ser vulnerable, lenguajes de la interioridad.
Guberman, Marta (Argentina)
Autenticidad y cuidado en la Postmodernidad.
Jiménez, Max (México)
La terapia existencial y la pos modernidad
López Calvo de Feijoo, Ana María (Brasil)
La hybris en el mundo moderno y la clínica psicológica como posibilidad de conquistar la medida.
López Feijoo, Elaine (Brasil)
Derivación a psicoterapia de jóvenes con ideación suicida.
Martínez Robles, Yaqui (México)
4 formas de aproximarse a la Terapia Existencial y la Experiencia.
Martínez- Romero Gandos, José (España)
Psicoterapia Existencial: el mito de Perseo y la introducción de títeres en un caso de alucinaciones auditivas.
Martínez-Romero Gandos, José (España)
Introducción de títeres y máscaras en la psicoterapia existencial. TALLER
Pacheco Cabello, Eurídice (México)
El arte de la máscara
Protasio Moreira, Myriam (Brasil)
El terror de Juan: relato de una experiencia clínica.
Rivas Negri, Susana (Perú)
La problemática educativa peruana bajo la luz de la fenomenología.
Romero, Emilio (Brasil)
Posibilidades y problemas en la comprensión de los sueños en el campo de la psicoterapia.
Salomón Paredes, Alejandro (Perú)
La Logoterapia como una psicoterapia fenomenológica.
Santaolalla, Gilberto (México)
El concepto de unicidad en Nietzsche: un modo de estar auténtico frente a nuestro malestar contemporáneo.
Scarlati, Lucía (Brasil)
Hojeando lo incontrolable de la experiencia: articulaciones de una clínica fenomenológica hermenéutica.
Signorelli, Susana (Argentina)
¿Es posible la existencia auténtica?
Trzan, Alexandre (Brasil)
Un estudio fenomenológico hermenéutico de los Derechos Humanos.
Zárate Arias, Deifilia (México)
El dolor como conexión humana.
Los invitamos a visitar Lima y participar en este importante Congreso.

miércoles, 25 de mayo de 2016

MEDIACIÓN INTERCULTURAL: NOTAS Y DEFINICIONES SOBRE CONCEPTOS UTILIZADOS EN ESTA DISCIPLINA.

(Dr. José Martínez-Romero Gandos – A Coruña – 2016.)

    En el mundo globalizado y globalizante de comienzos de este siglo XXI se han incrementado los movimientos migratorios y padecemos conflictos bélicos que han desplazado a millones de personas que huyen de la guerra buscando refugio, alimento y paz.
    Son varias las disciplinas científicas que se ocupan de esta población, de sus conflictos y sus necesidades. La Sociología, la Medicina, la Psicología, el Derecho y la Asistencia Social son las indicadas para colaborar con las instituciones que son las que debieran liderar los procesos de resolución de conflictos y la búsqueda del equilibro social con respecto a estas personas.   
    La mediación tiende a facilitar la comunicación y la comprensión de personas de cultura diferente, a disolver los obstáculos, malentendidos o desconocimiento en la relación entre los agentes sociales (Administración, educación, sanidad, O.N.Gs.) y los colectivos minoritarios.
     Estas dificultades son inherentes a la interacción social de estos colectivos, principalmente provocada por las diferencias lingüísticas, sistemas de códigos y valores culturales y la incomprensión o desconocimiento de las acciones adecuadas.La mediación interviene en la resolución de conflictos de valores y normas de coexistencia entre las personas que se integran a la comunidad y la sociedad de acogida, evitando los procesos de aculturación, alienación o desajustes.
      La mediación es una práctica cada día más usada en los servicios e instituciones de la Administración y las ONGs. La intervención de terceros entre partes etnoculturalmente diferenciadas lleva muchos años allí donde se relacionan personas o grupos con idiomas, creencias, costumbres, códigos culturales o leyes diferentes. Se ubica en un espacio de trabajo y un marco de intervención social. Aunque el contexto de intervención sea similar, distinguimos su función de la de otros sectores de la acción social (animación sociocultural, trabajo social, defensa de los intereses comunitarios).
     Los servicios de los Mediadores Interculturales se prestan en: la sanidad pública, la Educación, en las relaciones con las Autoridades (locales, autonómicas o nacionales), en las relaciones comunitarias o en la cultura de origen.
    En todos estos ámbitos la figura del mediador facilita la creación de puentes y enlaces entre los recién llegados, su familia y la cultura de acogida. No se limita su actuación a la interpretación lingüística y necesita de muy buena formación para que la experiencia no sea contraproducente.
    La actuación de los profesionales se dirige a la asistencia de personas “carentes”. Los usuarios de los servicios de los mediadores interculturales consideran que padecen determinados niveles de exclusión social (desigualdad de condiciones de vida, barreras lingüísticas, culturales, administrativas).      
     La  asimetría de poder y las desigualdades que existen entre mayoría y minoría presiden y condicionan las relaciones entre los los grupos culturales en conflicto (etnocentrísmo, identidades étnicas) que no permiten la reciprocidad y el intercambio entre iguales, indispensables para poder negociar y llegar a acuerdos.
    En   resumen, la figura del Mediador Intercultural está referida a actuar de enlace en las situaciones en las que hay dificultad para la comunicación. Es una intervención destinada a poner de acuerdo, conciliar o reconciliar a personas y/o partes. Si el proceso se lleva a cabo con las consideraciones técnicas debidas se genera un proceso creador que posibilita el cambio del proceso inicial mediante un dinamismo activo.
    Los profesionales dedicados a este tipo de tareas utilizan un vocabulario y definiciones del proceso y su actuación que ponemos a disposición de los lectores en una especie de “pequeño diccionario de la actividad mediadora”.

Aculturación: Término procedente de la Antropología Cultural adoptado por no pocos sociólogos para significar el proceso de asimilación o adaptación de un grupo o individuo respecto de otra cultura con la que toma contacto. La aculturación supone dos momentos: el momento de contacto de dos ámbitos o dos mundos culturales diferenciados y un segundo momento que es el proceso de la incorporación; ésta puede tener dos formas: a) la incorporación sin modificaciones de los elementos de la otra cultura (asimilación), y b) la adaptación de dichos elementos a la propia cultura.
El término se utiliza también como sinónimo de endoculturación  es decir, la adopción por parte de jóvenes generaciones de elementos culturales de generaciones precedentes.
El uso de uno u otro término  (adaptación o asimilación) no siempre es usado de igual forma por diferentes paradigmas científicos.

Adaptación. Estado en el que el sujeto establece una relación de equilibrio y carente de conflictos con su ambiente social.
Adaptación: Síndrome general. Conjunto de síntomas físicos y psíquicos de carácter negativo que aparecen cuando el sujeto debe enfrentarse a una novedad.
Afecto. Patrón de comportamientos observables que es la expresión de sentimientos (emoción) experimentados subjetivamente. Tristeza, alegría y cólera son ejemplos usuales de afecto. Es muy variable su expresión entre culturas diferentes así como en cada una de ellas.
Ambivalencia. Conflicto motivacional, que se produce cuando el sujeto es simultáneamente atraído y repelido por la misma meta o deseo.
Arraigo: la radical sociabilidad del ser humano lo lleva a agruparse, agrupación que supone el uso compartido de un mismo espacio.
Si bien este habitar del hombre se da en un espacio físico o territorial dado, tal como sucede en el mundo animal, también es – en tanto fenómeno humano – un hecho socio-histórico y cultural; el ámbito espacial que le sirve de base o soporte se ve, así, “socializado” y “culturalizado”.
Dado que individuo, sociedad y cultura – conjuntamente con el espacio – constituyen factores inextricablemente unidos, el arraigo ofrece una pluridimensionalidad emergente de dichos condicionantes.
Arraigo social es el grado de adscripción y el sentido de pertenencia por parte del habitante a distintos grupos, en especial aquellos en los que el indiviudo se siente alta e íntimamente involucrado. Dependiendo de dicho arraigo observaremos la existencia de estructuras participativas, tanto a nivel de la comunidad local como de la sociedad global.
Arraigo cultural consiste en la vigencia y vivencia, por parte del habitante, del marco normativo-axiológico que especifica esa determinada sociedad histórica.
Atribución. En Psicología social, tendencia a inferir las motivaciones, rasgos, intenciones y capacidades de otras personas basándonos en la observación de su conducta. Una tendencia más o menos automática de buscar explicaciones para las acciones ajenas.
Autoafirmación. Característica de la conducta que se singulariza por un comportamiento social positivo, que apunta a defender un derecho a alcanzar una meta.
Autorrealización. Tendencia innata a desarrollar al máximo los propios talentos y potenciales, que contribuyen a obtener un sentimiento de satisfacción hacia uno mismo por parte del individuo.
Autosugestión. Proceso generalmente inconsciente, por el que el sujeto se convence a sí mismo de algo.
Auto-observación. Mecanismo en que el individuo reflexiona sobre sus propios pensamientos, sentimientos, motivaciones y comportamientos, y actúa de acuerdo con ellos.
Beneficio primario, secundario. Ventaja o provecho que el sujeto puede sacar de un estado patológico. El primero consiste en la disminución de una tensión interna o en la recuperación de la ternura o la atención del otro. El secundario es más completo; una vez alertado el síntoma, el enfermo no ve el interés que supondría curarse: la curación le plantearía problemas más angustiosos que su enfermedad.
Compensación. Mecanismo psicológico inconsciente mediante el cual el sujeto intenta contrarrestar su inferioridad real o imaginaria.
Complejo de inferioridad. Complejo por el que un sujeto se siente constantemente inferior a los demás, aunque no exista causa alguna que justifique este sentimiento continuo.
Conciencia. Estructura de la personalidad en que los fenómenos psíquicos son plenamente percibidos y comprendidos por la persona.
Conducta neurótica. Comportamiento inadaptado carente de flexibilidad, que aparece asociado con uno o más de los siguientes atributos: angustia excesiva, conflictos emocionales, temores irracionales, afecciones somáticas que carecen de base orgánica y tendencia a evitar ciertas situaciones provocadas de tensión, en vez de hacerles frente de manera eficaz.

Conducta social. Cualquier conducta en que exista interacción entre dos o más seres humanos.
Conflicto. Presencia contemporánea, en la misma persona, de dos motivaciones de carácter opuesto pero de igual intensidad.
Crisis de angustia. Consiste en la aparición repentina de la ansiedad en su máxima intensidad. La típica crisis se presenta generalmente de modo repentino, sin síntomas previos de aviso. Se acompaña de síntomas corporales de pánico: taquicardia, palpitaciones, respiración acelerada, sensación de ahogo o falta de aliento, náuseas o molestias abdominales, mareo, desmayo o aturdimiento, palidez, manos y pies fríos, sensación de opresión precordial que en ocasiones llega a ser dolor precordial, sudoración, parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo), miedo a perder el control o "volverse loco" y miedo a morir.
Culpa, sentimiento de. Experiencia dolorosa que deriva de la sensación más o menos consciente de haber transgredido las normas éticas personales o sociales.
Desarrollo psicosocial. Crecimiento de la personalidad de un sujeto en relación con los demás y en su condición de miembro de una sociedad, desde la infancia y a lo largo de su vida.
Efecto de halo. Tendencia de un observador a efectuar una evaluación tendenciosa (ya sea positiva o negativa) de otra persona basándose en características de ésta que, si bien son notorias, carecen de pertinencia respecto de lo que debe evaluar.
Empatía. Estado mental en el que un sujeto se identifica con otro grupo o persona, compartiendo el mismo estado de ánimo.
Espacio vital. Espacio físico y psíquico que todo ser vivo precisa para su normal desarrollo.
Estereotipo; vinculado estrechamente con el concepto de prejuicio, el estereotipo consiste en una idea o visión – extendida y arraigada- no crítica respecto de un fenómeno, categoría social, grupo o institución social. El estereotipo dificulta una comunicación auténtica entre individuos pertenecientes a grupos disímiles al generar expectativas de conducta generalmente negativas respecto del alter (otro)
Estresante psicosocial. Cualquier acontecimiento o cambio vital que pueda asociarse temporalmente (y quizá causalmente) al inicio, ocurrencia o exacerbación de un trastorno mental.
Estereotipo. En psicología social se llama estereotipo a un conjunto fijo de atributos que el observador de un grupo determinado adjudica a todos sus integrantes.
Fantasía. Libre actividad del pensamiento por la cual premisas y conclusiones pueden ignorar la realidad. También mecanismo de defensa por el que las imágenes mentales inventadas producen satisfacciones sustitutivas irreales.
Frustración. Situación en la que se halla el sujeto cuando encuentra un obstáculo que no le permite satisfacer un deseo o alcanzar una meta.
Hábito. Tendencia a actuar de una manera mecánica, especialmente cuando el hábito se ha adquirido por ejercicio o experiencia. Se caracteriza por estar muy arraigado y porque puede ejecutarse de forma automática.
Idealización. El individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o externo atribuyendo cualidades exageradamente positivas a los demás.
Identificación. Mecanismo psíquico inconsciente que induce a un sujeto a comportarse, pensar y sentir como otro que actúa como su modelo.
Inadaptación social. Estado en el que el sujeto establece unas relaciones conflictivas con su entorno social.
Intuición. Forma de conocimiento directo caracterizada por la inmediatez y la contemporaneidad.
 Logoterapia. Es una clase de psicoterapia destinada a ayudar a la persona con problemas a redescubrir el sentido de su vida, que ha perdido. Su creador fue el Psiquiatra vienés Víctor E. Frankl y en España hay una gran y desconocida lisgta de discípulos suyos.
Mecanismo de defensa. Proceso psicológico automático que protege al individuo de la ansiedad y de la conciencia de amenazas o peligros externos o internos. Los mecanismos de defensa mediatizan la reacción del individuo ante los conflictos emocionales y ante las amenazas externas. Algunos mecanismos de defensa (p. ej., proyección, dicotomización, y "acting out") son casi siempre desadaptativos. Otros, como la supresión y la negación, pueden ser desadaptativos o adaptativos en función de su gravedad, inflexibilidad y el contexto en el que ocurran.
Negación. Mecanismo de defensa por el que se rechazan aquellos aspectos de la realidad que se consideran desagradables. El individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o extemo negándose a reconocer algunos aspectos dolorosos de la realidad externa o de las experiencias subjetivas que son manifiestos para los demás.
Nivel de aspiración. Meta que el sujeto se establece a sí mismo al realizar una tarea determinada.
Odio. Emoción reactiva frente a una persona o una vivencia que hiere o amenaza.
Olvido. Incapacidad del individuo para rememorar un fragmento de información que está seguro que existe en su memoria.
Omnipotencia. El individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o externo pensando o actuando como si dispusiera de poderes o capacidades especiales y fuera superior a los demás.
Pensamiento mágico. Creencia errónea de que los propios pensamientos, palabras o actos causarán o evitarán un hecho concreto de un modo que desafía las leyes de causa y efecto comúnmente aceptadas. El pensamiento mágico puede formar parte del desarrollo normal del niño.
Personalidad. Estructura psíquica de cada individuo, la forma como se revela por su modo de pensar y expresarse, en sus actitudes e intereses y en sus actos. Son patrones duraderos de percibir, relacionarse y pensar acerca del ambiente y de uno mismo. Los rasgos de personalidad son aspectos prominentes que se manifiestan en una amplia gama de contextos sociales y personales importantes. Los rasgos de personalidad sólo constituyen un trastorno de personalidad cuando son inflexibles y desadaptativos y provocan malestar subjetivo o déficit funcional significativo.
Personalidad autoritaria. El individuo con personalidad autoritaria presenta habitualmente los siguientes rasgos: obediencia ciega a la autoridad, cumplimiento estricto de normas rígidas, expectativa de lealtad incondicional por parte de sus subordinados, hostilidad frente a los miembros de otros grupos y admiración hacia los poderosos.
Proyección. Mecanismo de defensa que el individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o externo atribuyendo incorrectamente a los demás sentimientos, impulsos o pensamientos propios que le resultan inaceptables. Consiste en proyectar cualidades, deseos o sentimientos que producen ansiedad fuera de sí mismo, dirigiéndolos hacia algo o alguien a quien se atribuyen totalmente.
Prejuicio. Actitud, creencia u opinión que no se basa en una información o experiencia suficiente como para alcanzar una conclusión rotunda. Literalmente se define como un "juicio previo". Actitud en virtud de la cual un individuo manifiesta, explícita o implícitamente, algún tipo de hostilidad o rechazo hacia otro individuo, grupo o categoría social por poseer determinados atributos o características más o menos comprobables (etnia, religión, discapacidad, género, etc).
El prejuicio genera distancia social, dificultando gravemente la comunicación dado que el sujeto no importa como persona potencialmente valiosa en sí misma sino que se la encasilla dentro de un determinado estereotipo (negro, latinoamericano, judío, árabe, católico, rumano, etc.) El prejuicio deviene discriminación cuando estos estereotipos se trasladan a nivel de sociedad global, emergiendo obstáculos estructurales en determinados grupos o individuos de cara a la obtención de bienes sociales. (prestigio, poder, respeto).
Si bien el prejuicio supone por lo general una carga negativa, también puede dar el prejuicio positivo en tanto actitud de simpatía hacia tipos de individuos o grupos determinados.
Otras veces el prejuicio obedece a ciertas expectativas de rol (por ejemplo, el funcionario público o burocrático). Es muy difícil excluir el prejuicio de las relaciones interpersonales dada su función de mecanismo de defensa psicológico, en tanto actitud a-crítica y apriorística individual (sin ninguna fundamentación y tomado como primordial por quien lo practica).
Además, ante una realidad social compleja y cambiante, que exige respuestas cada vez más rápidas, las categorizaciones y representaciones de la realidad  que ofrecen los prejuiciosos ordenan, de manera sencilla y grosera dicha realidad, aunque a un coste elevado que corresponde a la pérdida de profundidad en las relaciones sociales y en la comprensión del “otro”.
El prejuicio, al igual que todo estereotipo, implica un serio obstáculo a la libertad y a los derechos del otro.
Rol. En psicología social se considera que el rol es la personalidad pública de cada individuo, vale decir, el papel más o menos predecible que asume con el objeto de amoldarse a la sociedad de la que forma parte.
Síndrome. Agrupación de signos y síntomas basada en su frecuente coocurrencia, que puede sugerir una patogenia, una evolución, unos antecedentes familiares o una selección terapéutica comunes.
Socialización. Proceso por el que un individuo desarrolla aquellas cualidades esenciales para su plena afirmación en la sociedad en la que vive.
Sublimación. Forma de desplazamiento en el que la energía se desvía hacia un objeto que tiene unos valores ideales. El individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o externo canalizando sentimientos o impulsos potencialmente desadaptativos en comportamientos socialmente aceptables (p. ej., deportes de contacto para canalizar impulsos agresivos).
Supresión. Mecanismo de defensa en que el individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o externo evitando intencionadamente pensar en problemas, deseos, sentimientos o experiencias que le producen malestar.
Trastorno de la personalidad. Es un tipo de trastorno conductual que se caracteriza por provocar considerables problemas para la adaptación social. La persona que padece el trastorno de personalidad no siempre ni forzosamente se siente perturbada, pero en cambio los demás a menudo la consideran perturbadora o molesta.
Voluntad de sentido. Según Viktor Frankl, la voluntad de sentido es el impulso innato a encontrar un significado y propósito en la propia vida.
Xenofobia. Fobia a las personas desconocidas.
       Para terminar, permítanme ilustrar este artículo con dibujos del genial Quino que hablan por sí mismos.

Bibliografía:
(1992) CIE 10, Trastornos mentales y del comportamiento. Descripciones clínicas y pautas para el diagnóstico.  Organización Mundial de la Salud. Madrid. Mediator.

(1997) Bruno, F. J. Diccionario de términos psicológicos fundamentales. Barcelona. Paidós Studio.

(1997) DSM-IV, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. APA. Barcelona. Masson.

(1997) Martínez-Romero Gandos, José "Sentido de vida, trabajo y desempleo", En Revista "Logo: teoría, terapia, actitud", año 12, nº 25, nov. 1997, p. 38-41.
(2001) Brie, Roberto J. y  del Acebo Ibáñez – Diccionario de sociología, Editorial Claridad, Buenos 
Aires,
  
(2003) Martínez-Romero Gandos, José  “Logoterapia y procesos migratorios en España”, publicado en Nous, Boletin de Logoterapia e Análisis Existencial, Asociación Española de Logoterapia, Madrid, Boletín Nº 7 – Otoño 2003  I.S.S.N. 1575-488X. 

(2003) Martínez-Romero Gandos, José“Psicodiagnóstico de una Persona migrante: aporte de la Logoterapia. Trabajo presentado en las VII Jornadas-Encuentro de la Asociación Española de Logoterapia, 4 y 5 de octubre de 2003, Madrid, Spain.

 (2004) Martínez-Romero Gandos, José “Emigración de retorno a Galicia. Identidad cultural de hijos y nietos”, publicado por la Asociación Galega de Saúde Mental, Ourense, Galicia, en el marco de las XIV Xornadas de Psiquiatría, Psicoanalise e Literatura, 24 de abril de 2004. . I.S.B.N.: 84-931678-8-6 (D.L.: OU/229/2004)


(2006) Martínez-Romero Gandos, José “La acción grupal en la Mediación Intercultural”, en: Formación, profesionalización y acción en Mediación Intercultural”, Laura Oso y Pablo Montero Souto, coordinadores. Manuais Nº 24, Servicio de Publicacións, Universidade da Coruña, junio 2006, ISBN 84-9749-204-8 Versión en CD.